Creatividad como proyecto de vida

Salvo en las épocas en las que el ser humano está intensamente ocupado en alguna tarea, el resto del tiempo encuentra placer en examinar y reinventar su vida. Nos enfrentamos así a nuestras insatisfacciones, imaginando que cambiamos nuestro carácter y nuestras capacidades. Hay también, a lo largo de la vida, situaciones especialmente intensas, exigentes, turbadoras, y agónicas en las que el cambio, la reinviención de nosotros mismo, nos parece la única salida para seguir viviendo con dignidad.

Artistas, poetar, pintores… ansían encontrar un nuevo horizonte creativo; algunos buscan su propia autonomía y otros alguna fama y reconocimiento por su actividad. En cualquier caso buscan el cambio, basan su vida en un proyecto creativo constante. La pregunta es: ¿Se puede cambiar tu vida?

Cambiar implica trasformar los proyecto soñados en programas concretos de acción. De ahí que en el proceso del cambio sean importantes los diarios íntimos a los que poder contar las dificultades que debemos vencer, los progresos que vamos haciendo, las listas de objetivos parciales…
Para la mayoría, el cambio profundo o la metamorfosis acaba siendo una ilusión, pero el mundo entero se mueve con ese señuelo. Todo el cambio es difícil y es un combate permanente. Pero sí hay algo que permanece inalterable, y es nuestro deseo de cambiar.

Pasos a seguir a la hora del cambio:

    Definir objetivos percisos: olvidarse de las ideas generales y concretar nuestras metas
    Acariciar nuestras motivaciones: reconocer tus victorias contra tus malos hábitos
    Ayuda para el cambio: ya sea una persona, grupo social, sociedad… que te soporte en tu motivación
    Cambiar el entorno: hay que salir de tu propio entorno, para poder encontrar nuevos estímulos
    Tratarnos bien: Ser realista y no contribuir a tu propio estrés y bloqueo
    Conocernos para poder cambiar: disociar las emociones y distanciarnos de ellas si queremos ser conscientes de nuestras emociones
    Apoyarse en lo mejor que tenemos: y reforzarlo, aunque no existan metamorfosis perdurables

Para completar el proceso de cambio es necesario la capacidad de adaptación. Para reinventarse es necesario cambiar tus hábitos y tu entorno. Adaptarse a este nuevo entorno es para muchos, muy complicado. Si lo consigues, serás capaz de ver tu realidad desde otros puntos de vista que antes no conocías. Tu creatividad será estimulada y habrás conseguido tus verdaderos objetivos.

20140121-164125.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s